La carne barata solo se conseguirá en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba

Así lo confirmó el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados.

Para paliar la crisis económica por la que atraviesa el país, el Gobierno Nacional lanzó el miércoles pasado una serie de medidas que buscan la reactivación del consumo y el acceso a bienes y servicios inaccesibles para ciertos sectores de la sociedad.

En ese marco, el paquete implementado por la gestión de Mauricio Macri contempló el congelamiento de precios de 64 productos de la canasta básica, acceso a créditos y financiaciones para los beneficiarios de planes sociales y jubilados, entre otras iniciativas.

Una de ellas, y quizá de las que más expectativas generó, fue la de los cortes de carne vacuna “esenciales” -vacío, asado y matambre- a un valor de 149 pesos el kilo. Tras los anuncios, se esperaba conocer de qué manera se implementarían las medidas.

En este caso, el acceso estará restringido a la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. El resto de las provincias no están contempladas.

Así lo señaló el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), Miguel Schiariti, al explicar el mecanismo de abastecimiento de la demanda.

En declaraciones a CNN Radio, el empresario de la CICCRA apuntó que “sólo se va a poder comprar en el Mercado Central de Buenos Aires y en las fábricas de por ejemplo Santa Fe y Córdoba. Esto es lo que el sector exportador puede ofrecer”.

El empresario reveló que fue la industria frigorífica exportadora la que inició contactos con el gabinete de Mauricio Macri y le ofreció poner a disposición casi 500.000 kilos de carne por mes sin los costos de distribución.

Los cortes de asado, vacío y matambre serán más baratos porque no afrontarán el costo de distribución, dado que serán los consumidores los que deberán pagar el transporte o ir con sus propios vehículos hasta el Mercado Central de Buenos Aires para comprar.

“Los cortes esenciales” no serán comercializados en las carnicerías de barrio

Los cortes de carne que el Gobierno destacó como “esenciales”, que serán ofrecidos a 149 pesos por kilo, no llegarán a las carnicerías de barrio, solo estarán disponibles en el Mercado Central de Buenos Aires y en algunos frigoríficos de al menos dos provincias.

Esta información la brindó el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), Miguel Schiariti, al explicar el complejo mecanismo para abastecer una parte de la demanda interna de carne, que el Gobierno decidió poner en marcha.

El empresario se encargó de revelar que la industria frigorífica exportadora fue la que inició los contratos con el gabinete de Mauricio Macri. Le ofreció poner a disposición casi 500 mil kilos por mes sin los costos de distribución.

Los cortes de asado, vacío y matambre serán más baratos por ese motivo, no afrontarán el costo de distribución, ya que los consumidores al dirigirse a los comercios deberán pagar el transporte público o ir con sus propios vehículos para comprar.

El representante de la CICCRA especificó que los tres cortes “esenciales” no se exportan y se comercializan desde siempre en el mercado interno, pero los costos de distribución generan un sobreprecio en la actualidad, haciendo que llegue a los barrios a un precio de entre 180 y 220 pesos.

“Entonces lo que se le ofreció al Gobierno es que no hubiera esa parte de la cadena distribución y poner un camión con 20.000 kilos uno o dos veces por semana en el Mercado Central, las que necesiten, y nada más. Y vender en cada una de las carnicerías que tienen los frigoríficos. No habrá distribución”, dijo Schiariti.

El abastecimiento de los tres cortes no solo se hará en el Mercado Central de Buenos Aires, también se podrán conseguir las ofertas en Santa Fe y Córdoba. “Esto es lo que el sector exportador puede ofrecer”, aseveró en el programa CNN Radio.

Finalmente, analizó los factores que generan los aumentos en los precios de productos de la canasta básica. Para Schiaritti, “las grandes cadenas de supermercados” generan una falta de competencia en las góndolas, dado que establecieron un mecanismo de compra de productos a 30 y 60 días y pagan a 120 días.

“Son las grandes cadenas las que impiden las facturas conformadas que es lo que en gran parte evita que la pyme pueda venderles. Al no haber factura conformada, una pyme no puede ir a un banco y descontar”, cuestionó.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here